1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Toyota detecta un problema en las ventanillas de algunos modelos que puede provocar incendios

toyota aurisEl sector del automóvil, uno de los más importantes del mundo a todos los niveles económicos y sociales, incluso tecnológico, está en entredicho después de la crisis y escándalo destapado en relación a la empresa alemana de Volkswagen.

 

Cualquier noticia de otra empresa que cuestione la viabilidad de sus modelos, se considera una crisis que dinamita aún más al sector. Y esta vez le ha tocado a Toyota que ha detectado un gravísimo problema en las ventanillas de algunos de sus modelos, que puede llegar a producir incluso incendios.

El aviso ha llegado desde Estados Unidos, con un cliente que ha reclamado a la empresa japonesa por haberse quemado la mano en relación a esta avería de fabricación. Otros 11 casos (de los que 7 han sido en Estados Unidos y 2 en Europa), han informado de quemaduras en los botones de las ventanillas y parte del coche.

El problema ha sido detectado e informado por Toyota. Al parecer un lubricante que debe proteger los componentes internos del coche en relación al calor, podría haberse aplicado de forma insuficiente en algunos modelos. Los vehículos afectados corresponden a los Auris, Corolla, Highlander y Rav 4 fabricados fuera de Japón entre agosto del año 2005 y agosto del año 2006 y también entre enero del año 2009 y diciembre del año 2010.

En suma, Toyota se ha obligado a llamar a revisión a 4,5 millones de vehículos en todo el mundo para revisar que este lubricante está aplicado de forma correcta y, en caso contrario, resolver la situación. En unos 45 minutos se puede proceder a reponer el lubricante necesario, siempre que sea suficiente con ello y no se tenga que cambiar todo el circuito interno.

Este revés en los modelos de Toyota, sin embargo, supone un doble problema para la compañía. Por un lado, el gasto económico que supondrá que todos estos vehículos se acerquen a su concesionario para la revisión y solución en caso de que sea necesario. Pero por otro lado y quizás de forma más importante a nivel de escala global, el de la imagen que da Toyota de la empresa y del sector en general. ¿Es que habría que volver a analizar con lupa cada modelo de cada marca para descartar posibles “fallos” de fabricación? ¿No se supone que es un proceso al que someten las propias compañías a sus vehículos antes de ponerlos a la venta? El sector del motor está en uno de sus momentos más críticos y noticias de este tipo sólo agravan la situación.