1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Tipos de financiación de vehículos para empresas

La compra de un vehículo provoca que la empresa tenga que realizar una inversión importante. Por este motivo, muchas empresas no pueden permitirse comprar el vehículo y pagarlo en el acto, sino que apuestan por financiarlo. Si estás aquí, seguramente estés buscando financiarlo. Si sigues leyendo, podrás leer los diferentes tipos de financiación de vehículos para empresas, con el objetivo de que puedas elegir la opción que mejor se adapte a tus necesidades.

Financiación con el concesionario

Sigue siendo una de las opciones más usadas por los compradores a la hora de comprar el coche. Esto se debe a que los concesionarios por regla general suelen ofrecer mejores precios a las personas que financian a través de ellos que a las personas que compran el coche de manera directa o financiado a través de otras opciones. Para saber si es el mejor medio de financiación, hay que coger la calculadora y hacer cuentas. Así podrás ver si realmente merece la pena esta opción, ya que el interés suele ser ligeramente superior al de otras opciones.

Flexiopción

Esta opción permite pagar la financiación en diferentes etapas. Esto quiere decir que podrás pagar una entrada, luego X números de cuotas y finalmente una cuota final. Esto dependerá del importe que quieras pagar durante las cuotas mensuales.

Algunas marcas ofrecen la opción de que una vez pagadas las cuotas mensuales y la entrada, el cliente, en este caso la empresa, pueda decidir si quiere seguir con el vehículo o no. En el caso de quedarse con el coche, tendría que pagar la cuota final, que será por el valor que se firmase en el contrato. En el caso de que la empresa ya no quiera el vehículo, en este caso lo tendrá que entregar al concesionario y a cambio se ahorrará la cuota final. Es una buena opción para las empresas que no tengan claro si van a mantener su negocio a medio y largo plazo.

Financiación con el banco

Es la financiación de toda la vida. En este caso, la empresa tendrá que negociar con una entidad bancaria para que le permita financiar la compra de un vehículo. En este caso no se disfruta de un descuento por financiación, debido a que no se realiza a través de la propia concesionaria.

Si se apuesta por esta opción, lo mejor que puede hacer la empresa es negociar y comparar con diferentes bancos. La verdad es que las condiciones son muy diferentes de unos bancos a otros, es decir, una buena comparativa puede ayudar a que la empresa pueda ahorrar bastante dinero en intereses. Normalmente, las mejores condiciones se conseguirán a través del banco con el cual se trabaje normalmente, pero nunca está de más comparar para elegir la mejor opción.

Renting

En este caso, lo que se hace es firmar un contrato en el cual se compra un coche durante un determinado periodo de tiempo. normalmente suele ser de 3 a 4 años, pero este periodo de tiempo puede variar según la empresa y la compañía de renting. En este caso, el cliente paga una entrada y una cuota fija al mes, aunque en ocasiones solo se paga la cuota mensual. La ventaja de este tipo de contrato es que la empresa se hará cargo de todos los gastos del coche, a excepción del combustible, el cual irá a cargo de la empresa. Si te interesa esta fórmula, echa un vistazo a esta sección de renting de furgonetas. En ella podrás encontrar furgonetas de todo tipo, por lo que te será muy fácil encontrar la furgoneta ideal para tu negocio. Recuerda, tienes que pagar una entrada y luego cuotas mensuales. Cuando hayas pagado todo, el vehículo volverá a ser de la empresa de renting. En este caso, la empresa podrá elegir entre contratar un nuevo vehículo renting o finalizar el contrato.

Leasing

Es otra de las opciones más usadas por las empresas a la hora de renovar su flota de vehículos. Se puede definir como un contrato de alquiler a largo plazo, el cual cuenta con opción de compra. Se parece bastante a la opción flexiopción mencionada anteriormente. Eso sí, en este caso, la empresa tendrá que hacer frente a todos los gastos derivados del coche, de aquí que muchas empresas suelan apostar normalmente por la opción de renting. No hay que olvidar que muchas marcas tienen sus propios leasings bajo nombres diferentes.

Como puedes ver, en el mercado hay diferentes opciones de financiar un coche nuevo. Solo hay que hacer cuentas, ver el uso que se le va a dar el vehículo y así poder ver que opción se adapta mejor a las necesidades de cada empresa. Gracias a que hay variedad, unas empresas pueden alquilar por largos periodos de tiempo los vehículos y otras los pueden comprar en propiedad. Lo importante es tener claro que es lo que se necesita.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *